Sangrando por la herida…y al dentista no le importa

7 08 2008

Como soy masoquista, he decidido experimentar las bondades del sistema de salud más capitalista del mundo.

Tengo un root canal que no tiene corona puesta. No he podido ponérmela. Ayer, comiéndome unas galletitas oreos, se me rompió el trabajo y mi encía empezó a sangrar. Como ando en el imperio visitando a mi novia por el verano, no tuve más remedio que llamar a un dentista gringo.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios