Nosotr@s también queremos los “buenos días” y las “gracias”

27 06 2008

Hoy leí en El Nuevo Día un reportaje que explica lo ingrat@s que som@s tod@s los conductores que pasamos por los peajes. Esas pobres almas nobles que atienden los peajes “sólo quieren un ‘buenos días’ y las ‘gracias’” y nosotr@s soms tan malditos que hasta eso les negamos.

Antes de comenzar mi diatriba, quiero que quede bien claro que esto no es un insulto personal en contra del reportero Gerardo Alvarado León. Quiero que quede esto claro porque la última vez que me atreví a criticar a una reportera de El Nuevo Día, la individua vino con una ganga de alcahuetes y me inundó el post con insultos.

Sin embargo, no puedo dejar de comentar este artículo que construye una imagen errónea, en mi opinión, de lo que ocurre en los peajes y, por añadidura, en otros sectores del servicio puertorriqueño. Al terminar de leer esta noticia, parecería que las personas que trabajan en los peajes de Puerto Rico son amables, corteses y sedientas de proveer un buen servicio a l@s conductores/as puertorriqueños. Ese es el primer error del reportaje. Mis papás llevan, al menos, 10 años quejándose de lo “pesaos’” que son esas personas que trabajan en el peaje. Mi madre se quejaba amargamente de cómo ella, consistentemente, le daba los “buenos días” a l@s trabajadores/as del peaje y que NUNCA le contestaban. En algún momento llegué a pensar que mi mamá exageraba, pero cuando me mudé a San Juan y tuve que empezar a viajar desde el Norte hasta el Oeste me di cuenta de que ella tenía la razón. Quizá decir NUNCA es un poco fuerte, pero si hiciera un estudio empírico les aseguro que al menos el 90% de las ocasiones me quedaba con las palabras en la boca.

Habría que pensar, entonces, que vino primero, el huevo o la gallina. ¿Dejaron l@s operadores/as de peaje de contestar los “buenos días” porque se jartaron de las malascrianzas de la gente o nos cansamos nosotros de dar los “buenos días” porque nos ignoran como pedazos de mierda? Yo no puedo hablar por usted, pero sé que yo me harté de que me ignoraran cada vez que decía “buenos días” y “gracias”.

Por otro lado, me parece que el peaje de plaza Buchanan es uno de los peores lugares para “probar su hipótesis”. Bien conocido es que las áreas metropolitanas, en general, son áreas de mucha congestión, de mucho movimiento, de gente aglomerada, gente molesta y gente apurada. Eso no es solamente en Puerto Rico. En París la gente no te mira, en Nueva York te empujan y te apuran, en Miami los carros se tiran por los paseos y te miran mal si les entorpeces el paso…en fin, ir a un área metropolitana como esa y esperar que todo el mundo sea educado, amable y cortés es una falacia. Bonita, pero irreal.

También me parece que este tipo de “ay bendito” es el responsable por el mal servicio al cliente que tenemos en las tiendas y en los lugares de servicio en este país. L@s empleados/as del gobierno, de las tiendas y de los negocios grandes en general actúan como si nos estuvieran haciendo un favor al cobrarnos, al ayudarnos a encontrar los productos o al asistirnos en algo (Para buenas historias de este tipo les recomiendo el blog Clientela Furiosa). Pero día a día l@s puertorriqueñ@s tenemos que ir a las oficinas del gobierno, a las tiendas y a los lugares de servicios a que l@s emplead@s se desquiten sus furias con nosotr@s; a que se desquiten la ineptitud de sus jefes con nosotr@s; a que nos impongan políticas de tiendas estúpidas; en fin, a que nos penalicen por sus errores. ¿Y entonces después nos dicen que tenemos que tenerles pena porque ell@s tienen muchas presiones? Yo también trabajé en tiendas y sé lo que son todas esas presiones. Pero uno también tiene que saber que los negocios y los servicios existen porque existe la demanda, es decir, aquell@s que compran o consumen lo que nosotros producimos y vendemos son l@s que nos pagan nuestros sueldos (y en el caso específico de los empleados gubernamentales, la ciudadanía paga sus salarios con sus impuestos). Y si no me creen, pregúntenles a tod@s l@s emplead@s de las tiendas que están quebrando por que no venden lo suficiente. El “favor”, si es que ocurre, se lo hace el consumidor al vendedor, no al revés.

Aunque entiendo que el reportaje del Sr. Alvarado León salió de una preocupación genuina por las condiciones de trabajo de estas personas, creo que el producto final pinta una imagen incompleta del panorama. L@s operadores/as de peaje no son víctimas inocentes; much@s de ell@s han ayudado a crear el problema.


Acciones

Information

4 responses

28 06 2008
yasmine

en verdad te apollo en lo quen dices yo lei el articulo y me quede perpleja al leerlo aunque n estoy de acuerdo en lo que dijiste q.los consumidores le pagan a los empleados de empresas privadas ya que considero como simple emplead gerencial que c ada empleado de una compania no se le debe tratar asi ya que el dinero no se le esta regalando el se lo esta ganadob con el sudor de su frente ya que cada uno de ellos la mayoria madres solteras se esfuerzan por llevarle un plato de comidas a sus hijos y sabes siera yo ese reportero y quiciera hacer un reportaje de ineficiencia o mal manejo yo como reportera escojeria el departamento de ASUME en elpais de los mas lentos en p.r.y tambien hiciera un reporte sobre las oficinas del PAN departamentos son importante ya que su ineficiencia nos afecta a todos que se salgan de las oficinas y que se pongan a trabajar que para eso el gobierno le da un buen cheque que sale de nuestras contribuciones como mencionaste.Sabes es la primera vez que entro aqui y me gusto grax.

28 06 2008
C

Lei el reportaje y de verdad que el contenido de aquel como que tiene poco que ver con el título, pues es más bien la experiencia diariide los empleados, aunque termina el reportero infiriendo que ellos solo quieren los buenos diasy laas gracias. Ciertamente el peaje no es el mejor sitio para esperar un trato cortes de sus empleados, pues con los tapones que se forman, además de evitar descuadrarse, no creo que se den las condiciones para tener una sonrisa de oreja a oreja durante su jornada de trabajo. De que los hay los hay y algunos aun con su trabajo, sacan dos segundos para decir buenos dias y ser muy amables. Hace poco estuve en la isla y note que no tan solo en le peaje, sino la ciudadania en genral como que ha perdido la capacidad de sonreir, ser amables, corteses y devolver cualquier gesto de agradecimiento o un simple gracias. Es lamentable, que nuestra gente este perdiendo lo que nos ditinguia, ser buena gente con todo el que llegara y el que se fuera.

Yo por mi parte, practico a diario algo que aprendi de un lider de una unión a la que pertenecí y cito- “no importa lo carne e’ puerco que sea el otro nunca debemos perder la cortesía, pues de esa manera educamos al prójimo y le damos a entender que no somos como ell@s”.

En ocasiones me parece que andamos como el juey hacia atras y con las palancas tatando de picar hasta el aire, pero vamos a ver que ocurre en los próximos años.

saludos desde el otro lao’

28 06 2008
Mofongo el Gato Místico

Yasmine: Gracias por tus comentarios. Quisiera aclarar, quiza fue culpa de como lo escribi, que no pienso que los consumidores les esten regalando el dinero a esas personas (aunque hay mucha gente que compra cuatro porquerias jaja), pero que, efectivamente, el negocio existe por el cliente. Y, tienes toda la razon, tampoco el/la cliente/a tiene el derecho de tratar mal a l@s emplead@s. Yo trabaje en una mega tienda de esas y la verdad es que me di con vari@s clientes/as estupidos que te maltrataban sin razon. Lo que quiero decir es, sin embargo, que en muchas ocasiones, l@s emplead@s de tiendas y otros tipos de servicios actuan como si nos estuvieran haciendo un favor con el mero hecho de estar alli… y nos tratan como basura. No estoy diciendo que TODOS/AS sean asi, pero algo esta pasando y cada vez el servicio al cliente es peor y peor.

C: Estoy de acuerdo contigo. Es verdad que el reportaje no tiene mucho que ver con el titulo, pero es el titulo el que sienta el tono de lo que uno va a leer. Y de vez en cuando, tambien, nos tira un pequeño regañito.

Tambien estoy de acuerdo en que en el peaje no es el mejor sitio para esperar un trato cortes… pero eso tambien depende. Porque si tu viajas, por ejemplo, por los peajes de Juana Diaz y Ponce a horas que no haya trafico, como quiera te encuentras con las caras de palo y, muchas veces, te quedas con las palabras en la boca. Y ahi, en esos momentos, no hay muchas excusas. Pero admito que en hora de tapon no es el mejor momento para eso (por eso escribi lo de las metropolis y el paso ajorado).

Yo trato de hacer lo mismo que tu dices… de ser siempre cortes sin importar quien este de frente. Pero a veces cansa chico. Mira, todo el tiempo que yo vivi en EU, le abria las puertas a la gente y si 2 de 1,000 me dijeron “gracias” fueron muchas. Pues llego un momento en que me jarte… Y yo se que eso tambien esta mal, porque entonces uno contribuye al ambiente hostil, pero la verdad es que uno se cansa. Habria que ser un monje budista para que todo eso, simplemente, le resbalara jaja.

Saludos!!!

30 08 2010
caRla rivera

no se han puesto a pensar cuantas horas han trabajado y que ni duermen y tras de eso se quedan trabajando a veces 13 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: