Las políticas de la (falta de?) diferencia

1 05 2008

No me gusta ni Barack Obama ni Hillary Clinton. Lo digo sin miedo. No me gustan porque son más de lo mismo.

Los medios de comunicación han enmarcado esta primaria como “histórica” porque existe la posibilidad real de que de este proceso salga el/la próximo/a Presidente de los Estados Unidos. La parte “histórica” es, supuestamente, que sería la primera vez que sale electo un hombre negro o una mujer. Sin embargo, ante la pregunta “¿por qué es esto importante?” todo el mundo ha dado la contestación equivocada.

La contestación parecería ser que es importante por lo que eso significa, es decir, la negritud de Obama o la femineidad de Clinton como significantes. Y no es que no tengan un poco de razón. Pero lo verdaderamente importante de tener un hombre negro o una mujer como Presidente/a de los Estados Unidos debería ser qué cosas nuevas pueden traer estas dos personas. ¿Cómo la negritud de Obama o la femineidad de Clinton los separa del resto de los presidentes WASP’s que ha tenido Estados Unidos? Y es la contestación a esta pregunta la que me decepciona. La contestación es: en nada.

Ni Barack Obama ni Hillary Clinton se distinguen de sus predecesores por ser negro o mujer. Los estilos de manipulación, mentiras políticas, promesas que no se van a cumplir siguen la misma trayectoria de todas las elecciones anteriores. Los mensajes de campaña son vacuos, predecibles y empaquetados. Por eso es que la raza y el género, en esta elección, se han convertido en meros símbolos que no tienen profundidad.

Alguna gente pensará que es bueno que se mire a ambos candidatos como si fueran iguales a sus antecesores. ¿No es eso lo que queremos? ¿Qué no haya diferencias y que todo el mundo sea igual? Pues yo contesto, NO. La solución a los problemas del mundo no es esconder nuestras diferencias y hacernos ver como si todos estuviéramos cortados con la misma tijera. El “color blindness” lleva, tradicionalmente, a prejuicios sutiles. Se adoptan estándares hegemónicos y para que “todos seamos iguales”, todos tenemos que asimilarnos a esos estándares. Y claro, al final somos todos iguales. Pero somos todos iguales creados a imagen y semejanza de la clase dominante. Es aquí en donde Clinton y Obama podrían haber cambiado esto. Ambos podrían haber incorporado sus diferencias para, perdonenme la redundancia, diferenciarse de todos los hombres blancos que han dirigido esa nación desde sus comienzos. Pero no lo han hecho. Ninguno trae propuestas radicales, ninguno amenaza con alterar la ideología básica de los Estados Unidos que tanto daño le hace al mundo, ninguno trae, ni siquiera, nuevos estilos de campaña. Siguen el libreto tal cual.

Si nos quedara alguna duda de los estilos de estas dos personas, podríamos ver sus “campañas” en Puerto Rico hasta el momento. Barack Obama vino a nuestra Isla, estuvo menos de un día entero, no hablo con la prensa, no se reunió con casi nadie y se llevó un montón de dinero. Hillary Clinton mandó a su esposo. Y así han bregado con esta colonia. De la misma forma que políticos estadounidenses anteriores.

No me gusta ninguno de los dos.

No obstante, hay algo que me perturba en toda esta elección. En estos días estaba leyendo una edición de la revista “Newsweek” que está dedicada a la campaña de Obama. El punto central de toda la cobertura es que Obama tiene problemas para conseguir los votos de la clase trabajadora blanca de los Estados Unidos. Según los reporteros de “Newsweek”, Obama se proyecta como un “elitista”: “But other Obama missteps have helped to create the impression – fueled by the Clinton Campaign and some in the press – that Obama is a fussy, stuffy elitist who speaks grandly about America but looks down on Americans from a higher, distant place” (Raina Kelley, Newsweek, p.38)

¡Qué irónica es la vida! El actual Presidente de los Estados Unidos es un moronzuelo que nació en cuna de petróleo… viene de una familia millonaria cuyo padre había sido Presidente. Sin embargo, la actitud viril de vaquero, la falta de sofisticación lingüística y esa lógica de tejano campestre lo hacen ver como “un hombre del pueblo”.

Y no es que el cargo sea falso. Barack Obama ES un elitista. Pero el problema es que a ÉL le imputan este cargo cuando todos sus contrincantes, sus antecesores y sus correligionarios están TODOS en el mismo bote. ¿Qué lo hace diferente? Ah… que es un negro con educación de Columbia y Harvard… que no habla como un negro del ghetto… que no se ajusta a la imagen estereotípica de lo que es ser un hombre negro en la sociedad norteamericana. ESO es lo que le perturba a todos esos blancos de cuello azul… ¿Y cuál es la evidencia? Que esos son los que van y votan por otro candidato igualmente elitista pero blanco. No importa que todos esos otros candidatos se limpien las manos con desinfectante luego de un buen mítin político… “parecen” del pueblo. Traducción: “se parecen a la imagen que yo tengo de lo que debe ser un Presidente”. Y tod@s sabemos cuál es esa imagen.

Si quieren más evidencia, las encuestas hechas por Newsweek revelaron que un 75% de las personas que aceptaron que la raza les preocupaba, votaron por Clinton en las primarias de Pennsylvania. Y eso es dentro de l@s demócratas. ¿Qué esperamos del resto de la nación?

Es interesante como en Estados Unidos existe este mito del “American Dream”… de que no existen barreras para lograr nada en ese país. Que siempre y cuando el individuo haga TODO lo necesario, el país va a proveer las oportunidades. Éstas están ahí esperando para que alguien las tome. Y es de ahí que sale ese otro mito del “Excepcionalismo Americano”… que ese “sueño” sólo se puede dar en los Estados Unidos. Situaciones como la de Obama son importantes porque sirven, precisamente, para rebatir esos mitos.

1) Existen obstáculos que obstruyen la llegada de l@s individuos a “todas” las oportunidades… es decir, algunos somos más iguales que otros.

2) No todos empezamos en el mismo lugar. Para llegar a esa “oportunidad” unos tienen que trabajar el triple, y aún así, es posible no alcanzarlo.

3) Estados Unidos no es tan especial como ellos se creen. Esta situación “histórica” se ha dado antes en muchos otros países. Nuestro mismo Puerto Rico ya tuvo una líder mujer. Y aunque su camino no fue fácil y estuvo marcado, igualmente, por el sexismo que caracteriza al mundo (sí, esto no es una característica inherentemente puertorriqueña ni latinoamericana), logró hacerlo primero que en Estados Unidos. De hecho, El Nuevo Día, en aquella época sacó todo una serie de mujeres que ya habían gobernado países alrededor del mundo. No solamente países desarrollados. Muchos países del “poco civilizado Tercer Mundo” le llevan la ventaja a Estados Unidos en ese territorio.

Pero claro…en Puerto Rico, que hemos adoptado la visión megalómana de Estados Unidos, no vemos esto. Nos tragamos el cuento de que, efectivamente, esto es una elección “histórica”. Y muchos lo miramos como prueba de lo contrario: “mira, ¿tú ves? En Estados Unidos hasta un negro puede ser Presidente”.

Todo lo que ha ocurrido en el camino es, simplemente, irrelevante.


Acciones

Information

5 responses

1 05 2008
solo joe

todos son iguales si pero lo importate de esto es el progreso social que esta pasando los EEUU. yo dudo mucho que uno de estos dos sean elegidos por los estadounidenses porque no estan lo suficiente maduros para hacerlo… pero no deja de ser positivo.

1 05 2008
Mofongo el Gato Místico

Si, pero no se puede sobre estimar la importancia del evento, ni dejar de tomar en cuenta de que para llegar tuvieron que asimilarse a un libreto escrito. Si llegaron fue porque siguieron unas reglas establecidas… eso no es, realmente, mucho avance.

Gracias por comentar!

12 05 2008
El Rata

Muchos saludos. Sólo te quería avisar a través de este comentario que El Ñame ha determinado que tu blog es uno de los nuevos recipientes del “Excellent Blog Award”.🙂 Date la vuelta por El Ñame para que leas los detalles y aprendas más del premio. ¡Felicidades!🙂

12 05 2008
Mofongo el Gato Místico

Coooooontra! Gracias! Ya mismo reparto suerte tambien! Gracias por pensar en “Sangrando” aun cuando ya no puedo escribir tanto como antes!

12 05 2008
El Rata

De nada: bien merecido que lo tienes. Sí, me imaginé que la vida real te obliga a escribir menos de lo que quisieras (¡maldita vida real, anteponiéndote a la cibernética!), pero eso sólo hace tus entradas más “jugosas” cuando sí escribes.🙂 ¡Felicitaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: